SUPERESPÍAS

Página dedicada a los SUPERESPIAS que han poblado de imagenes nuestras grandes y pequeñas pantallas.

UN POCO DE HISTORIA


El cine de espías, y con espías, es casi tan antiguo como el mismo cine, y la formula no ha cambiado demasiado desde los tiempos de FRITZ LANG hasta nuestros días. Y sin embargo es el único género que ha conseguido sobrevivir a modas y estilos gracias a una constante mutación con los otros géneros cinematográficos. Los espías se han dado la mano con la ciencia ficción, con la comedia, con el drama, con el terror, con el suspense, con el musical, con la pura astracanada… es un genero que puede llegar a ser muy trascendente o absolutamente cómico y salir siempre indemne.
Quizás deberíamos remontarnos al DR. MABUSE (El doctor Mabuse) 1922 Fritz Lang, como ideario tanto estético como de contenido sobre lo que posteriormente iría convirtiéndose en un genero en sí mismo. También los relatos seriados de DICK TRACY o CHARLIE CHAN pueden darnos pistas sobre los orígenes de filmes con héroes solitarios que arriesgan sus vidas por defender la paz en el mundo, y en donde toda clase de hampones y doctores locos intentan hacernos la vida mas difícil por sus ansias de poder. Sus arriesgadas aventuras, algunas veces rozando lo real y otras la más disparatada de las fantasías, podrían ser un claro ejemplo de lo que años mas tarde se convertiría en el más famoso de los agentes secretos: JAMES BOND.





Vamos a detenernos momentáneamente en el primer héroe cinematográfico que se definió como agente secreto y usando unas letras o números como nombre clave. Nos estamos refiriendo a SECRET AGENT X-9, 1937, dirigida por Ford Beebe y Clifford Smith, se trataba de un serial de 12 episodios, de veinte minutos, basado en un celebre “comic” ideado por dos hombres realmente interesantes: Dashiell Hammett que se encargó de crear al personaje y de escribir sus guiones mientras el maestro de la ilustración Alex Raymond dibujó las tiras diarias de "Secret Agent X-9" en el Evening Journal (periódico, por cierto, de W R Hearst, el que inspiró "Citizen Kane") a partir del 22 de enero de 1934, serie que el joven dibujante (contaba entonces 24 años) simultaneó con las planchas dominicales de Flash Gordon y Jim de la Jungla, y que se convirtieron en un autentico éxito.
Sin embargo, la magia del comic no se consiguió en su traslado al cine, pues la historia del agente secreto era absolutamente banal, ya que eran simples correrías en busca de unas joyas robadas al rey de Belgravia (¿?). En un momento en que los seriales que hacían autentico furor eran aventuras exóticas como las vividas por TARZAN o por FLASH GORDON, nuestro primer agente secreto resultaba algo ingenuo. De manera que no tuvo continuidad cinematográfica, hasta que alguien decidió recuperarlo en 1945 utilizando el mismo titulo: SECRET AGENT X-9, dirigida por Lewis D. Collins y Ray Taylor. También fueron 13 capítulos de 20 minutos, con el rostro de un joven LLOYD BRIDGES en la piel del agente Cardigan. Las historias en esta ocasión eran mas exóticas, llevando a nuestro protagonista desde la China hasta la Alemania Nazi, y eran más acordes con lo que se espera de un agente secreto, como ir en busca de una formula para abaratar el precio del gas oil, algo que en aquellos momentos de crisis era mas importante que el oro. Sin embargo tampoco esta nueva serie acabó de funcionar, y el agente Corrigan también llamado X-9 siguió existiendo solo sobre el papel.
Y un último referente en cuanto al nacimiento de los modernos agentes secretos, podríamos encontrarlo en la figura primero literaria y luego explotada, tanto cinematográficamente como televisivamente, hasta la saciedad. Se trata de Simón Templar también conocido como “El Santo”. Su autor Leslie Charteris (1907-1993) concibió a esta especie de investigador privado, colaborador con la policía, y finalmente espía, como un moderno Robin Hood que lucha contra el crimen organizado. Sus aventuras literarias fueron llevadas a la pantalla por primera vez en el film: “THE SAINT IN NEW YORK” 1938 Ben Holmes, y con el rostro de Louis Hayward en esta primera incursión fílmica. El éxito de esta película animó a sus productores con otras novelas del autor nacido en Singapur pero nacionalizado ingles. Su pase a la televisión fue inminente y tras el estallido de los filmes de espías, se convirtió en un agente secreto algo especial, pues en realidad no dependía de ninguna organización concreta y actuaba como espía independiente. Otros actores que dieron vida a Simón Templar fueron: George Sanders, Hugh Sinclair, Félix Marten, Roger Moore (antes de convertirse en el agente 007), Jean Marais, Ian Ogilvy, Andrew Clarke, Simón Dutton y finalmente VAL KILMER.
También el DOCTOR MABUSE podría ser el primer asesino loco cinematográfico que dispone de una organización decidida a asustar al mundo con su ilimitado poder. Y el modelo de ese doctor paranoico, que en su día sirvió como toque de atención para desenmascarar a otras fuerzas de la oscuridad llamadas nazis, sigue vigente hoy en día en la figura de los NO o los BLOMFELD que van poblando las pantallas de los cines como si se trataran de modernos MORIARTYS, el eterno enemigo de Sherlock Holmes, el detective victoriano que visto desde una perspectiva de hoy tiene todas las trazas de un agente secreto del futuro.



Pero quizás la figura mas destaca de malvado cinematográfico, sobretodo en el apartado al que nos dedicamos de cine de serie B, fue el terrible FU MANCHU, cuya primera aparición cinematográfica: THE MYSTERIOUS DR. FU MANCHU es de 1929, dirigida por Rowland V. Lee, a partir de las celebradas novelas de Sax Rohmer. FU MANCHU tiene todas las trazas de personalidad que luego adaptaría, de forma más moderna, el DR. NO que creó Joseph Wiseman. Con FU MANCHU nace el primer villano/héroe del cine, pues ha sido sin duda el “malo” más popular y prolífico que ha dado la cinematografía. Sus maneras aristocráticas, frías, sádicas siendo inteligente y con gran talento, que pone a disposición del mal más absoluto. Lo curioso es que en las primeras novelas FU MANCHU, éste era una especie de agente secreto del gobierno chino... que al final decidió trabajar por cuenta propia. Manchu ha sido tan popular que su ultima aparición cinematográfica data de 1980 en una parodia interpretada por PETER SELLERS en un curioso doble cometido de FU MANCHU y de su constante perseguidor Neyland Smith en THE FIENDISH PLOT OF DR. FU MANCHU (El diabólico plan del Dr. Fu Manchu) y empezada a dirigir por Haggard y acabó el mismo Peter Sellers en su ultimo trabajo fílmico. Naturalmente nuestro inefable PAUL NASCHY también se disfrazó de Fu Manchu en un curioso cortometraje llamado LA HIJA DE FU MANCHU 1990 (Santiago Aguilar), lo que es la prueba definitiva de la importancia del criminal chino en el limbo de los mitos cinematográficos.



La figura de MATA-HARI, llevada al cine por Greta Garbo en 1931 y dirigida por George Fitzmaurice, ha servido de modelo a cuantas espías han surgido del celuloide desde entonces, y a la que curiosamente se vincula con el mas importante súper-agente cinematográfico –JAMES BOND- en el filme parodico “CASINO ROYALE”, al crear una hija de 007 llamada MATA-BOND en la figura de la actriz Joanna Pettet. Y, desde entonces, muchas heroínas y traidoras han circulado por películas de espionaje con ese aire enigmático, frió, sexy y también sofisticado con el que es recordada la espía alemana. Aunque en honor a la verdad no fue la primera espía cinematográfica que existió, ya que antes que ella estuvo MARLENE DIETRICH en “DISHONORED” (Fatalidad) (1931), Josef Von Sternberg, la dramática historia de una espía que traiciona a su país por amor


Las espías pueden tener muchísimas caras, aunque en el fondo todas se comportan de igual modo, desde un personaje francés del que se realizaron dos filmes: “LA CHATTE” (La Chatte) 1958 Henri Decoin, y “LA CHATTE SORT SES GRIFFES” (La Chatte afila sus garras) 1960 Henri Decoin, pasando por la Juanita de Córdoba (Karin Dor) de “TOPAZ” (Topaz) 1969 Alfred Hitchcock, o la fría Irina (Joanna Cassidy) de “THE FOUTH PROTOCOL” (El cuarto Protocolo) 1987 John Mackenzie, o las mas psicodélicas MODESTY BLAISE (“Modesty Blaise”)1966 Joseph Losey y “NIKITA” (Nikita, dura de matar) 1990 Luc Besson, hasta esa “ALIAS” (2001-2005) televisiva que con el bello rostro de Jennifer Garner y creación de J.J. Abrams, y que no es más que un compendio de todas ellas, ya que puede ser tan sádica como tierna, tan sofisticada como vulgar, tan fría como sentimental… pero sobretodo tan convencida de su cometido de espía como todas ellas. Algunas ejercieron de espías realistas y otras de súper-espías, pero la base del personaje ha sido siempre el mismo. Hay que dejar constancia de un bello film francés de 2008 "LES FEMMES DE L'OMBRE" (Espias en la sombra)de Jean-Paul Salomé, donde las espías resultan no solo atractivas (esplendida Sophie Marceau)sino creibles.

Naturalmente durante años las películas de espías, eran filmes vinculados a las guerras mundiales, y fueron realizadas con gran realismo dado la gravedad y dramatismo que se vivían en aquellos días. En este tipo de filmes, tuvieron sus mejores aportaciones el alemán FRITZ LANG y el ingles ALFRED HITCHCOCK con filmes como: “MAN HUNT” (1941), “HANGMEN ALSO DIE” (Los verdugos también mueren) (1943) “MINISTRY OF FEAR” (El Ministerio del miedo) (1944) y “CLOAK AND DAGGER” (Caballero y Clandestino –en su pase por TV-) de Lang o SPIONE (1928). Y “THE 39 STEPS” (39 escalones) 1935, “SECRET AGENT” (El agente secreto) 1936, “SABOTAGE” (La mujer solitaria) (1936), “THE LADY VANISHES” (Alarma en el expreso) 1938, “FOREING CORRESPONDENT” (Enviado especial) 1940, “SABOTEUR” (Sabotaje) 1942, “NOTORIUS” (Encadenados) 1946, y ya dentro de los llamados espías modernos: “THE MAN WHO KNEW TOO MUCH” (“El hombre que sabia demasiado”)1934 y 1956, “NORTH BY NORTHWEST” (Con la muerte en los talones) 1959, “TORN CURTAIN” (Cortina rasgada) 1966 y sobretodo la, para el que suscribe, una de las mejores películas de espías nunca filmadas: “TOPAZ” (Topaz) 1969, todas del mago Hitchcock. Estos filmes, con visiones tan distintas del mundo del espionaje, sirvieron de base e influencia durante años a los cientos de argumentos que sobre espías se irían filmando.

El mundo de los agentes secretos modernos hace su entrada a partir de acabada la 2ª guerra mundial, al crearse otra guerra también mundial, la conocida como “guerra fría”. Los espías ya no arriesgan su vida pasando a través de las líneas contrarias o jugando a ser amigos de sus enemigos, ahora en cambio se les ve guerreando por despachos, por minúsculos secretos, luchando por la hegemonía armamentista, por la influencia política entre Oriente y Occidente, por la desestabilización de pequeños países. Y es en este nuevo campo de operaciones cuando aparecen novelistas que describen con suma precisión la labor de estos anónimos funcionarios a cargo de Organizaciones Secretas estatales. Siglas como CIA o KGB se convierten en sinónimos de guerra sucia, de espionaje industrial a favor del régimen político de cada país. Ya no luchan contra un enemigo visible. Sus enemigos ahora son terroristas, carteles de droga, políticos sin escrúpulos, dictadores, organizaciones criminales y todo tipo de personajes que puedan pretender desestabilizar, ya no solo la paz mundial sino sobretodo, la economía de mercado, a través del petróleo, la droga o las armas.

John La Carre, Graham Green, León Uris… se convierten por meritos propios en los novelistas mas interesantes de este genero. Sus espías son gente normal, que intentan vivir de su trabajo como si fueran oficinistas normales y corrientes, pero que o bien descubren: a) que están siendo engañados y manipulados por su propio gobierno, o b) que el espionaje es, en el fondo, un gran negocio en el que lo que menos importa es salvaguardar la paz o al ciudadano.

No vamos a hacer aquí un estudio sobre este tipo de filmes que podríamos denominar como de realistas ya que necesitarían de otro volumen para ellos solos. Pero si nos gustaría recordar que, además de las nombradas, hay autenticas obras maestras del cine en general y del espionaje en concreto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada